Menu

Un día con mi tía otorrinolaringóloga

0 Comments

Hoy acompañe a mi tía Diana a su trabajo después de irme a realizar unos ultrasonidos, ella es otorrinolaringóloga y me llamo la atención ver como da sus consultas y que hace en general, me levante muy temprano y paso a recogerme a casa de mi papa para irnos a su consultorio, la verdad es que no iba tan emocionada, pero conforme paso el tiempo me agrado mas y mas, cuando llegamos al hospital, estaciono su carro, saludo a muchos doctores para llegar hasta su consultorio, su hospital se me hizo lindo y ameno, cuando llegamos a su consultorio, vi que estaba muy ordenadito y limpio, me puso un banquito y me dijo que pusiera atención a lo que refiriera el paciente, ya que lo que el mencione es muy importante para ver que patologías o molestias tiene y también para que le demos confianza y sea mas ameno todo el proceso de la  consulta, el primer paciente tuvo rinitis alérgica, le reviso sus oídos, la garganta y  los ganglios del cuello, no se me hizo tan interesante, el segundo paciente fue a que le revisara su nariz recién operada por mi tía, al parecer todo estuvo bien, realmente solo fue para que le recetara mas medicamento para el dolor, nada del otro mundo, el tercer paciente fue porque tenia vértigo, mi tía me explico que hay que diferenciar bien entre vértigo y mareo, el mareo es la sensación de que la persona gira, a diferencia del vértigo, que es cuando los objetos giran alrededor de ellas, se me quedo muy grabada esa diferencia, mi tía le hizo una maniobra que no recuerdo como se llama, pero consistía en acostar al paciente en la camilla dejando de fuera la cabeza (tipo colgando), le giro la cabeza 45º y lo ayudo a sentarse, y posteriormente lo volvió a acostar, para esta maniobra era muy importante que en todo momento tuviera los ojos abiertos ya que si se notaba nistagmos (movimiento rápido de los ojos, ya sea vertical u horizontal) daría el diagnostico de vértigo, el paciente no presento dichos movimientos, así que le dio medicamento para su malestar.

El cuarto paciente me pareció sumamente interesante ya que tenia otitis media, me llamo la atención por que aprendí mucho sobre esta patología, al parecer es demasiado común y creo que la aprendí bien.

Mi tía me explico que el oído se divide en tres porciones, oído externo, medio e interno, la otitis media como su nombre lo dice es una inflamación del oído medio que puede tener o no un origen infeccioso.

Me explico algunos términos como derrame, el cual es la colección de liquido en el oído medio y la otorrea que es una secreción de liquido a través de la membrana timpánica.

La paciente tenia una Otitis media aguda, la cual puede estar dada frecuentemente por una bacteria llamada estreptococo pneumoniae, los síntomas que presentaba la paciente eran: dolor de oído, fiebre, no podía dormir del dolor, perdida del apetito, vomito, diarrea y secreción de liquido por el oído, mi tía luego luego supuso de una otitis media, le reviso y confirmo su diagnostico.

La verdad si me gusto el día de consultas con mi tía, se me hizo muy sencillo su trabajo y nada estresante.

Si quieres más información del tema, visita LaboratorioAzteca.com.mx y ahí podrás encontrarla.

Fuentes: Laboratorio Azteca, MED ENARM YouTube, Consejos Mexicano de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Facebook
Twitter